Yacimiento arqueológico de Akrotiri

El Yacimiento de Akrotiri, situado en la zona sur de la isla, es uno de los yacimientos arqueológicos con restos prehistóricos más importantes del Mediterráneo, ya que en él se han encontrado restos arqueológicos de principios de la Edad de Bronce, lo que muestra que Santorini fue uno de los centros urbanos más importantes del Mediterráneo. Se trata de una ciudad antigua subterránea que quedó enterrada tras la erupción del volcán de Santorini. De hecho, el estado de conservación en que se encuentra se debe a la ceniza volcánica solidificada que la cubría – se ha relacionado con la leyenda de la Ciudad Perdida de la Atlántida, y también es conocida como la “Pompeya Minoica” -.

El Yacimiento arqueológico de Akrotiri, un pueblo que se quedó enterrado con la erupción del volcán, por lo que los restos se encuentran en perfecto estado de conservación.
El Yacimiento arqueológico de Akrotiri, un pueblo que se quedó enterrado con la erupción del volcán, por lo que los restos se encuentran en perfecto estado de conservación.

El yacimiento fue descubierto en 1866 y sólo en 1967 se empezaron a hacer excavaciones gracias a las cuales aumentaron los conocimientos sobre la civilización minoica. La ciudad de Akrotiri tenía un fuerte vínculo con los minoicos, ya que compartían la misma religión – puede verse en los santuarios y en los frescos -. El yacimiento ocupa unas 20 hectáreas, y en él se han encontrado ruinas muy bien conservadas: edificios sofisticados de varias plantas con preciosos frescos típicos del arte Minoico.

De momento sólo se han desenterrado 40 edificios, lo cual representa una ínfima parte de lo que era la ciudad; el resto continúa bajo la lava solidificada, pero todavía se están realizando excavaciones, por lo que aún queda mucho que descubrir. Por otra parte, destaca el elaborado sistema de desagüe de los edificios, lo que, junto a todos los restos encontrados -muebles y utensilios que fueron importados de otros pueblos-, muestra que estamos antes una civilización floreciente con una importante actividad comercial con otras zonas del Mediterráneo.

Además de las casas, se encontraron también varias capillas o santuarios en los cuales había recipientes de cerámica o piedra (los “ritones”), jarras, copas, mesas de ofrendas…Los frescos que se encontraron en el baño lustral del santuario representan a una diosa y un altar. Pero en las casas (Casa de las damas y Casa del Oeste) también hay bellísimos frescos: “El joven pescador” y “El festival marítimo”. Gracias al Yacimiento arqueológico de Akrotiri podemos imaginarnos cómo se vivía en las ciudades en la época Minoica.

Visitas al yacimiento arqueológico de Akrotini: 6€. Los frescos no se pueden ver in situ, ya que se encuentran en el Museo Arqueológico Nacional de Atenas.