Bienvenidos a la Isla de Santorini

Santorini es la isla azul y blanca, la isla seca donde crecen las vides, la isla tranquila donde duerme el volcán. Foto de Gerardo M.N.

Nos disponemos a encandilarles con uno de los destinos de vacaciones más peculiares y turísticos de Europa: la isla griega de Santorini. También conocida como Thera, Santorín y Thira,  Santorini es destino de miles de viajeros que buscan sus casas encaladas agarradas a las laderas de su escarpada orografía, sus vistas espectaculares y la animación y el ambiente de sus bares restaurantes y discotecas. Thera es, al mismo tiempo, la isla griega que ha servido a los fabulistas para imaginar mitos como el de la Atlántida. Santorini, la de las dos caras, bahía misteriosa, isla de calma y aguas azules y antiguo volcán que hace hervir las noches de fiesta, donde todo es posible. En esta página les mostraremos la geografía, los monumentos, las rutas y los lugares ocultos de un pedazo de tierra que ha marcado el destino de Europa y el Mediterráneo.

Santorini es un nombre de origen italiano otorgado por los mercaderes venecianos a Thera, nombre griego de esta isla cargada de historia. Con 73 km2 y 1800 habitantes censados, la isla posee el tamaño ideal para unas vacaciones de un fin de semana o un puente largo. Santorini se encuentra en el extremo sur del archipiélago de las Cícladas, con lo que es posible combinar su visita con un recorrido de algunas de estas maravillosas islas. Mikonos es la más conocida, pero también se puede visitar Anafi, Ios, Amorgos, Naxos o Paros. Al sur de Santorini se halla Creta, la gran isla griega que ofrece al viajero innumerables atracciones. Y que decir de la Grecia continental con Atenas y Micenas o la cercana Turquía. Como ven múltiples posibilidades para un recorrido por Grecia durante una semana de vacaciones, o para una singladura ideal en un crucero por las islas griegas. Santorini, posible origen de la leyenda de la Atlántida.

El mito de la Atlántida.

La isla de Santorini, y sus islotes contiguos, son hoy el resto de la caldera de un volcán que estalló en el siglo XVII a. C. Los efectos de su erupción provocaron un desastre ecológico, climático y cultural en todo el Mediterráneo oriental. La isla era el cono inmergido de un volcán del mismo tipo que el Krakatoa (que estalló en Indonesia en 1882 causando en el Planeta perturbaciones climáticas durante años) y su explosión destruyó todo el centro de la isla, haciendo que su orografía actual forme una especie de media luna recortada sobre la caldera inundada, donde aún quedas pequeños islotes. La civilización la Cretense y la Minoica, en la península griega, entraron en una época de decadencia a causa del maremoto y las perturbaciones para el clima, la agricultura y el comercio tras la erupción de Thera. Se piensa en que este desastre fue el origen, o uno de los orígenes del mito de la Atlántida, del que Platón habla en sus diálogos Timeo y Crítias, tal fue la intensidad y las consecuencias de la erupción. Santorini es pues, un lugar lleno de historia y monumentos.

Santorini la de las dos caras.

Calma y tranquilidad en hoteles con encanto. Un paraiso para enamorados y enamorarse. Foto de Gerardo M.N.

Hoy, la isla es un santuario de paz, calma, un rincón idílico donde los turistas de todo el mundo pasan unos días alejados del mundanal ruido, si así lo desean. Santorini es una isla para hacer una escala en nuestra singladura por las islas Cícladas o por las islas griegas en general (Rodas, Mykonos, Lesbos, Naxos, Kos,…), un alto antes o después de visitar Creta la magna, un remanso de paz para descansar con la mirada fija en el sol que se sumerge en el mar continuando su viaje casi eterno.

Las playas volcánicas de Santorini no son las más conocidas de Grecia, pero destacan por su diversidad, su encanto particular y el color cambiante de la arena o las piedras que las tapizan. Nombres como Perivolos, la playa Blanca, la playa Roja, Baxedes, Pori con su puerto y sus casitas de colores, son nombres que no hay que olvidar. Un entrono abrupto y duro, roca roja, blanca, negra, y el mar azul…

Pero la tranquila Santorini es, al mismo tiempo, uno de los lugares con más ambiente, fiesta y agitación de Grecia. No tanto como en Mykonos, pero las mismas playas se transforman a la caída del sol en lugares donde la música electrónica, dance toman el control y hasta el amanecer la agitación es la norma. Discotecas, pubs, clubs privados proporcionan al visitante con ganas de fiesta oportunidades para disfrutar de sus vacaciones sin descanso. La plaza del centro de Fira y las playas de Kamari, Perivolos y Perissa son los lugares más animados y de moda.

Santorini, escala de cruceros.

Santorini es una espectacular escala para decenas de cruceros turísticos de vacaciones y centenares de veleros que acostan en sus pequeñas calas, al pie de sus escarpadas laderas, en mitad del fondeadero natural formado por la caldera hundida del antiguo volcán. La multitud de visitantes de todo el mundo ha desarrollado un ambiente libre e internacional. Muchos extranjeros se han instalado en la isla y han creado pequeños comercios de artesanía, joyas, bisutería y arte. También los bares y restaurantes son numerosos, proporcionando a la noche de Santorini, ya lo hemos visto, una agitación semejante al del Mediterráneo español.

Los hoteles con encanto y de lujo comparten los lugares más espectaculares con los Beds and Breakfast y hoteles asequibles, que permiten a todos los bolsillos visitar la isla griega a pesar de su cierta exclusividad. En todo caso no tendrá ningún problema para escoger los mejores hoteles de Santorini.

Rutas, paisajes y naturaleza, ¿qué hacer en Santorini?

No le faltarán ideas para divertirse y entretenerse durante sus vacaciones en Santorini. Si la agitación ha tomado la zona del puerto, Fira la capital se sitúa en lo alto del borde del antiguo volcán al que se accede por una de las carreteras más singulares y pintorescas de toda Europa.

El relieve escarpado y crudo proporciona a los más animados recorridos espectaculares al pie de acantilados. Uno de los más recomendables es la ruta de Imerovigli a Oia. Para los menos activos, existen autobuses y es posible alquilar coches, motos o incluso quads.

Para los que disfruten en el mar les recomendamos un pequeño crucero en goleta por la Caldera saliendo de Thirasia, Palea Kameni o Nea Kameni, o sumergirse en el mar gracias al alquiler de material de submarinismo, otra opción para los más deportistas. Sin necesidad de material, el pueblo de Armeni posee unos fondos marinos accesibles sólo con gafas de buceo. Ideal para el snorkel.

Atardecer en Fira. Al fondo la isla de Thirasia, en el centro la caldera del volcan de Thera. Foto Gerardo M.N.

Una de las actividades más típicamente espectaculares de Santorini es ver el atardecer en el pueblo de Oia. Esta zona de la isla está llena de atractivos como hemos visto. De hecho el puerto de Armeni se sitúa al pie de Oia.

Para los gourmets, les recomendamos degustar la gastronomía local, ejemplo de las virtudes de la comida griega, en una amorosa cena frente a la caldera o en el pueblo pesquero de Armeni. Regalo ideal de aniversario o boda, muchas parejas visitan la isla tras conocerse o casarse. Y también la Ruta del vino de Santorini, con sus blancos achampanados y el famoso Vinsanto, uno de los vinos con más solera del mundo.

Y finalmente para los amantes de la historia, el arte y la cultura, la visita de los yacimientos arqueológicos puede ser un contrapunto ideal entre la fiesta, la gastronomía y las playas de Santorini. Akrotiri es el principal y ha sido reabierto recientemente, pero existen otros como Vlihada, Arhea Thira, Pyrgos, Profitis Elias y Thermi.

Disfruten de la isla y no teman, la Atlántida no desapareció del todo, aún está allí esperándoles.

Queremos agradecer especialmente la aportación gráfica y el cariño del inconmensurable fotógrafo y amigo Gerardo M.N.

Vastar Yoles e Irene Koponen, redactores jefes de islasantorini.es